Cómo tributan las acciones heredadas

Las acciones heredadas tributan en el impuesto sobre sucesiones y donaciones, en el plazo de 6 meses desde el fallecimiento del causante y aceptada la herencia, pero además, los rendimientos que generan las acciones tributan en la declaración de la renta de cada año, según la normativa del IRPF.

Cuando se heredan las acciones, una cartera de valores o un paquete de títulos cotizados en bolsa, la entidad depositaria de dichos productos bloquea las cuentas hasta que se presente la declaración de herederos o una copia del testamento y el acta a de aceptación de la herencia que permite realizar la partición de los bienes y derechos heredados.

El valor de las acciones se calcula conforme al impuesto sobre sucesiones, siendo el valor de transmisión el precio real de enajenación de la cartera, es decir, el precio al que cotizaban según la fecha de compra de la misma por el fallecido. A ese precio se le pueden sumar los gastos realizados durante la adquisición.

El impuesto de sucesiones se paga por el total de la masa hereditaria y las acciones pasan a engrosar el patrimonio del contribuyente, realizada la partición, y una vez que la titularidad de las mismas cambia del causante a los herederos.

Durante la vida de las acciones, estas generan unos rendimientos (reparto de dividendos es lo más habitual). También generarán pérdidas o ganancias en caso de que se proceda a la venta de las acciones, y todo ello tendrá que tributar por el impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Los rendimientos del capital mobiliario tributan en la base imponible del ahorro, que con la reforma fiscal cambia el tipo de gravamen y pasa del 21% actual al 20% en 2015 hasta los 6000 euros.

En cuanto a la ganancia patrimonial en caso de venta, se calcula la diferencia entre el valor de adquisición (en este caso será a efectos del impuesto sobre sucesiones) y el valor de transmisión en la fecha de la venta.

Recordemos que los herederos pueden vender y liquidar las acciones en cualquier momento desde que las adquieren, otra cosa es que haya que estudiar cual es el mejor momento para vender según el mercado y número de acciones que se posean.