Cuál es la fiscalidad de las letras del tesoro

Conocer cuál es la fiscalidad de las letras del tesoro, nos va a permitir calcular cúal va a ser la rentabilidad real final obtenida después su tributación. Las letras del tesoro, también conocidas como deuda pública, ofrecen una rentabilidad fija a corto, medio o largo plazo, según el tipo de letra que se adquiera, pudiendo ser la contratación de 3, 6, 12 o 18 meses.

El importe mínimo de la Letra es de 1000 euros que se emite al descuento y no está sujeta a retención.

A diferencia de la fiscalidad de las acciones y la de los fondos de inversión, la reforma fiscal no varía la fiscalidad de las letras del tesoro en 2015. Se declaran como rendimientos del capital mobiliario y tributan en la base imponible del ahorro, que sí está sometida a unos tipos de gravamen más reducidos.

Las Letras del tesoro tributan en el momento de la venta o amortización de la letra, por la diferencia entre el valor de compra y el de venta.

El rendimiento obtenido puede tributar en tres tipos de gravámenes diferentes según el importe: Hasta 6.000 euros será el 20%, de 6.000 hasta 50.000 euros el 22% y a partir de 50.000 euros al 24%. Por comparación con el ejercicio 2014, se reducen considerablemente los tipos impositivos, sobre todo para las rentas más altas. Hasta la reforma fiscal los porcentajes eran: 21% los primeros 6000 euros, entre 6.000 y 24.000 el 25% y a partir de ahí el 27%.

En este sentido, si la letra se vendió en 2014, tributará al tipo de gravamen aplicable antes de la reforma fiscal, que entró en vigor el 1 de enero de 2015. Eso sí, el contribuyente no tendrá que tributar por el tiempo que haya mantenido la letra en cartera, sino solamente por su venta, que es cuando percibirá el rendimiento.

Ejemplo de fiscalidad de las letras del tesoro

Un contribuyente adquiere una letra del tesoro con vencimiento a 6 meses que se amortiza en el ejercicio 2014:

– El valor nominal es de 1.000 euros. (Nominal liquidado)

– El precio de adquisición es de 975 euros. (Inversión realizada)

– Comisión por compra = 3 euros.

– Rendimientos obtenidos = 1.000 – 975 – 3= 22 euros.

– La operación no tiene retención a cuenta del IRPF.

– Amortización de la letra, vamos a calcular el interés (i):

Dónde i = 1.000 – 975 / 975 x 360 / 180 (6 meses) x 100 = 5,12%

– Rendimiento del capital mobiliario = 23,12 euros.

– Base imponible del ahorro: tributación del 21% en 2014 = 23,12 x 0,21 (tipo de gravamen).

– Cuota íntegra del ahorro = 4,85 euros.

Las Letras del Tesoro suelen generar rendimientos bastante bajos, en una situación en la que el país goza de estabilidad económica en sus grandes cifras macroeconómicas, como el déficit anual y la deuda publica acumulada, puesto que las variaciones de su precio en el mercado son reducidas en una situación de estabilidad, pero como ventaja tiene que el pequeño inversor soporta un menor riesgo.

Ahora, supongamos que el contribuyente necesita vender la Letra del Tesoro antes de su vencimiento. El tipo de interés generado sería más bajo pudiendo llegar a sufrir pérdidas en comparación con la inversión inicial.

¿Cuándo puede suceder esto? Lo normal es que ocurra cuando los tipos de interés aumentan con respecto a la inversión inicial y, por tanto, la cantidad que se esperaba recibir de haberse mantenido el título tiene un menor valor actual. En cambio, si se mantiene esa inversión hasta el vencimiento ya sabemos que nos van a dar un tipo de rentabilidad anual x, al ser renta fija.