Inversiones rentables a corto plazo

Encontrar inversiones rentables a corto plazo hoy en día es una tarea bastante complicada, sobre todo si se tiene un perfil como inversor de bajo riesgo.

Estamos viviendo unos años en Europa en los que los tipos de interés no paran de caer y no se percibe que el BCE los vaya a aumentar en un futuro inmediato.

En este artículo vamos a exponer 5 activos a través de los cuales se puede obtener rentabilidad a corto plazo (en un plazo aproximado de 12 meses o inferior) y los vamos a ordenar por su nivel de riesgo.

1. Letras del tesoro

Como se puede observar en la siguiente imagen, la rentabilidad de las letras del tesoro a corto plazo están en terreno negativo, y la rentabilidad de las letras a 12 meses está a 0,009%.

Este activo actualmente es percibido por el inversor como un activo de bajo riesgo y está sirviendo al inversor más conservador como un activo refugio para sus fondos.

2. Depósitos bancarios

La rentabilidad de los depósitos a 1 año en España también se está viendo lastrada por las medidas tomadas por el Banco Central Europeo. Podemos encontrar ofertas que rondan el 1,5% de rentabilidad anual.

Ya sabemos que uno de los requisitos de este tipo de activos está en el depósito mínimo. Pero aun así no parece que este requisito vaya a ser un problema ya que en el mercado podemos encontrar ofertas desde 1.000 euros como requisito mínimo de depósito.

3. Fondos de inversión

Dentro de los fondos de inversión, si tomamos como referencia los datos de BESTINVER, podemos ver que según el tipo de fondo sea, de renta fija o de renta variable, tanto la volatilidad como la rentabilidad esperada son muy diferentes.

La rentabilidad obtenida por el fondo BESTINFOND en 2013 fue de 31,82%, la de 2014 de 0,71%, y ya están ofreciendo datos del primer trimestre de 2015 y son bastante positivos, ya que rondan el 19%. Este fondo está invertido en más de un 90% en renta variable, y ese es uno de los motivos de la alta volatilidad que se observa en sus resultados.

4. Compra de acciones

Dejamos la renta fija y los fondos para entrar en la renta variable pura con las acciones. El mayor problema que podemos encontrar a la hora de invertir en acciones, si lo comparamos con la renta fija, es el mayor riesgo que presenta este activo.

Si observamos las cifras que presenta el IBEX 35, podemos ver como en 2013 estaba rondando los 7.600 puntos y hoy en día ronda los 11.600.

Es evidente que se encuentra en una tendencia alcista pero, a diferencia de lo que observábamos en la renta fija, resulta tremendamente complicado calcular la rentabilidad esperada en este tipo de inversiones sin profundizar a fondo en el perfil del inversor en particular.

5. Invertir en Forex

En este tipo de inversión sin duda es en la que el inversor asume un mayor nivel de riesgo debido a las características que tiene el mercado forex. Al igual que pasa con la compra de acciones, calcular la rentabilidad esperada en un período de 12 meses invirtiendo en Forex es extremadamente complejo.

Según el nivel de riesgo que se asuma en cada operación podemos hablar de rentabilidades anuales, que pueden ir desde el terreno negativo, es decir, desde perder un 20% del capital, hasta rentabilidades sostenidas de un 2% mensual, llegando a obtener una rentabilidad anual que ronde el 15% – 20% de los fondos.

El inversor que desee obtener rentabilidades a corto plazo debe conocer cuál es su perfil de riesgo como inversor para poder elegir el mercado y el activo financiero que más se adecua a sus características.

Como podéis observar, cada uno de los activos financieros que hemos mencionado antes tiene sus propias cualidades y debe ser el inversor el que realice la criba para conocer cuál es el activo más adecuado para su nivel de riesgo y cuál cumple con los requisitos de rentabilidad que espera obtener.

Los datos y opiniones que se pueden encontrar en este artículo son de comienzos de 2015 y es probable que en el momento que cambie la situación económica también cambien las rentabilidades antes mencionadas.